Chasing Tyson

Chasing Tyson

Disponible en Disney+
Por su descomunal personalidad y sus feroces golpes, Mike Tyson dominó el mundo del boxeo durante los 80 y los 90. Incluso cuando "Iron Mike" estaba en la cárcel, la categoría de pesos pesados le seguía perteneciendo. Mientras tanto, como si fuese Ahab esperando pacientemente para capturar a la enorme ballena, Evander Holyfield aguantó durante años para tener la oportunidad de derribar a Tyson. Aunque Holyfield consiguió el título de los pesos pesados al noquear a Buster Douglas, el mundo opinaba que sería tan solo un campeón pasajero, pero nunca uno de verdad. A pesar de que Holyfield perdió dramáticamente y volvió a ganar el título de los pesos pesados, y luego lo perdió de nuevo, comprendió que su carrera no quedaría completamente definida hasta que se enfrentara a Tyson, si es que alguna vez tenía la oportunidad de hacerlo. Cuando llegó el momento del ansiado y tardío combate por el título en noviembre de 1996, Holyfield tenía 34 años y se creía que su mejor momento había pasado. En cambio, un Tyson cuatro años más joven tenía todo a su favor, al encontrarse ante otro oponente débil y fácil de derribar. Sin embargo, se dieron dos de los combates más memorables de este deporte, por razones muy diferentes.